3 LECCIONES DE VIDA QUE NOS DEJARON PAT TORPEY Y MR. BIG

La última vez que vimos  a Pat Torpey fue el año pasado, en el marco del tour Defying Gravity con Mr. Big. A estas alturas, y debido a la enfermedad de parkinson que arrastraba desde 2014, Pat tuvo una presencia intermitente en el show,  tocando algunos temas en un set acústico. Cada vez que se subió al escenario, su nombre fue coreado por los fans que aprovecharon todas las oportunidades para ovacionarlo.

Lo de Pat es una tragedia. Es como la sordera de Beethoven o  Bryan Johnson. La enfermedad de parkinson es degenerativa, afecta al sistema  motor y no tiene cura. El tratamiento apunta a paliativos de los síntomas pero las células en la sustancia negra, ubicada en el  mesencéfalo, crucial para el movimiento, están constantemente muriendo, por lo que tarde o temprano, el cuerpo empezará a manifestar temblores y disfunciones . Es una tragedia que se llevó la vida de al elemento más  inspirador de Mr. Big a los 64 años el pasado 7 de Febrero.

Podríamos escribir páginas sobre su trayectoria, las muchísimas bandas  en las que tocó y cuál fue su influencia en la música, que con temas como Take Cover queda más que clara. Pero ésta no sólo se arma con acordes sino con historias. A parte de su indiscutido peso musical, creemos que hay otro legado que nos dejó Pat y Mr. Big y que no aparece escrito en negras o corcheas pero se siente de igual manera porque la música delata todo, lo bueno y lo malo. Se trata de una lección que nos afecta como seres humanos y sobre todo,  una cátedra para los estándares que se manejan en la industria de la música actualmente.

Lean Into It. La union hace la fuerza. La ambición de Axl Rose terminó en un disco como Chinese Democracy. Mr. Big en cambio fue capaz de esperar a construir un legado, probablemente muchísimo más discreto pero podríamos decir también, muchísimo más sólido, con una carrera de 30 años y 9 discos impecables.

Foto de Drummerszone.com

Justo cuando Pat Torpey y Mr. Big estaban listos para comenzar a trabajar en su álbum debut,  al baterista le ofrecieron participar en la gira Now and Zen con Robert Plant. No sólo era la oportunidad de tocar con uno de sus ídolos de juventud, sino una plataforma que implicaba un significativo crecimiento profesional. Mr.Big fue conciliador al respecto y esperaron a que el batero terminara el tour para comenzar a grabar su primer disco.

Get Over It. Superarlo, sin rendirse.  El temple es algo común entre los bateros. Rick Allen (Def Leppard) y Pat Torpey son dos emblemáticos ejemplos. Ambos tuvieron que hacer un cambio de switch completo para poder seguir haciendo lo que amaban desde una perspectiva diferente, asumir que la vida no siempre te entrega lo que quieres en el paquete que esperabas pero quizás, el truco está en mirar las cosas a través de diferentes lentes.

A pesar de la depresión en que cayó cuando se enteró de su enfermedad, Pat era un tipo que veía el vaso medio lleno. Tomó la música como una inspiración para seguir adelante y no paró de tocar y crear baterías y sonidos increíbles hasta el día de su muerte.

Foto de Robert Knight Archive/Redferns

What If… Aprender a mirar con otros ojos.  Pat se enteró de su diagnóstico el día de cumpleaños de su esposa. Lo primero que pensó mientras el médico hablaba un idioma ininteligible en ese momento fue en ella, su hijo y la batería. En ese momento, vio el fin de su carrera acercarse estrepitosamente.

Su familia y compañeros de banda jugaron un papel importantísimo en su recuperación. Martin, Sheehan y Gilbert no veían a Mr. Big sin Torpey y le propusieron que siguiera en la banda, asumiendo otro rol como el de producción de batería, donde colaboraría con el baterista Matt Starr para llegar al mejor sonido para los temas.

Con estos cambios, Torpey y Mr.Big dejaron claro su espíritu visionario. Es una lección sobre cómo puedes dar un vuelco a las circunstancias según el enfoque con que se miren. Con una plasticidad casi líquida, demostraron que  la mayoría de las veces no todo está dicho; que si la vida te golpea, tú le puedes dar con baquetas, bombo y caja, que la enfermedad no le arrebató la música a Pat Torpey y la muerte no nos arrebatará su música a nosotros. Porque la materia no se crea, no se destruye, sólo se transforma.  Nos vemos algún día, en alguna parte Pat. Buen viaje.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s