¿ERA EL HEAVY METAL EL DESTINO DE RANDY RHOADS?

A pesar de su reticencia a tocar con Ozzy en un principio y de su decisión de dejar la banda que lo acompañaba, cansado del estilo de vida del rock and roll, el legado de Randy Rhoads sigue brillando intacto en el mundo del heavy metal y los testimonios de 5 guitarristas son parte de la evidencia.

Si bien Randy Rhoads marcó el futuro del heavy metal, todo indicaría que su futuro no estaba ahí. Un tipo introvertido, tranquilo, tremendamente humilde, con un gran sentido estético, Randy disfrutaba enseñando y tomando clases de guitarra.

Dana Strum (Slaughter) recuerda que cuando lo llamó para decirle que Ozzy estaba buscando guitarrista, le preguntó “¿Conoces a Black Sabbath?”, Randy contestó “Sí, en verdad no me gustan”. Dana lo convenció para que fuera a probarse “Ven y ve qué pasa – Me van a dar para la bencina? 10 o 15 dólares? – Sí, por favor ven”.

Luego, una vez que obtuvo el trabajo con Ozzy, su Hermana Kathy recuerda que no quería ir a grabar a Inglaterra: “Mi mamá lo convenció. Él hacía clases en la academia de nuestra familia y eso le encantaba pero ella le dijo ‘Este es probablemente tu momento, la oportunidad para que te vean’. Ella sabía lo talentoso que era pero Randy no estaba seguro. Mi mamá le dijo ‘Vas a ir – No tengo chaqueta – Te compras una”.

A pesar de lo mucho que amaba tocar y hacerlo junto a Ozzy Osbourne, Randy no se sentía cómodo en el mundo de sexo, drogas y rock and roll que se vivía en la época y sobre todo, con Ozzy pasando por uno de sus períodos más intensos.

Rudy Suarzo (Quiet Riot, Whitesnake, Dio y a quién Randy recomendó para la banda de Osbourne), recuerda una conversación en que Randy le confesó que no se sentía él mismo “Estaba incómodo volviendo a L.A. – después del éxito de Blizzard Of Ozz y Diary of a Mad Man – y que de repente todos quisieran juntarse con él. Me habló de la noche en que se emborrachó y tiraron muebles por la ventana con Ozzy y me decía ‘Ese no soy yo. Esa no es la razón por la que empecé a tocar guitarra’.

En las giras, Randy se apartaba del resto de la banda para practicar sus lecciones de guitarra clásica y eso le molestaba a Ozzy pero la guinda de la torta fue cuando el management decidió hacer un show con canciones de Black Sabbath para un disco doble en vivo, a lo que se sumó el episodio en que Ozzy fue arrestado por orinar en el monumento nacional de Alamo.

Randy estaba sobrepasado y al otro día del incidente, anunció que haría el show para el disco con temas de Sabbath, grabaría un álbum más de estudio si querían y luego de eso, se largaría. No se expondría más a las humillaciones, peleas y tensión que significaba una nueva gira con Osbourne. Lo único que quería era volver a estudiar música clásica. Ozzy, ebrio aún desde el día anterior, le pegó un combo.

Pero irónicamente, parecía que su misión en esta vida ya estaba cumplida. Ni Randy Rhoads ni Rachel Youngblood (vestuarista del grupo) debieron haber estado en el avión que se estrelló ese fatídico 19 de Marzo de 1982. A Randy le aterraba volar y Rachel tenía problemas al corazón. Sin embargo, los dos se subieron, ya que Andrew Aycock, conductor del tourbus que llevaba a la banda, quién se jactó de pilotear aviones, insistió en ofrecerles un paseo. Sería solamente ‘subir y bajar’.

Hay varias teorías de lo que pudo haber pasado en el corto vuelo. Una es que Aycock, que había pasado conduciendo toda la noche y discutiendo con su mujer que viajaba con la banda también , había decidido matarla, estrellando el avión en el bus, supuestamente persuadido ya sea por Randy o Rachel de no hacerlo. Otra teoría dice que Rachel tuvo un ataque y al ir sentada en el asiento del copiloto, cayó en el panel, apretando los controles, forzando el aterrizaje del avión que terminó por explotar inmediatamente al estrellarse.

Una serie de eventos desafortunados y cosas que no debieron ser ¿Qué sería hoy de Randy Rhoads? Probablemente habría seguido su carrera al margen del mundo del heavy metal. Quizás actualmente sería la lumbrera que es, brillando en otro estilo o quizás, se sentiría más cómodo hoy, en una época en que el cliché del rockstar ya ha sido abolido.

Solamente subir y bajar. Su estilo y técnica están plasmadas en la historia de la música y su legado ha trascendido el tiempo y se percibe hasta nuestros días en todos los rincones del mundo. Estos testimonios son la prueba de que, a pesar de su reticencia, el legado de Randy se plasmó en el heavy metal y en el hard rock y seguirá brillando por siempre.

Carlos Otto, guitarrista de Fahrenheit.

“Randy para mí es el ejemplo de un mamífero extremadamente especial: trabajador, enfocado, ‘quitado de bulla’, creativo y talentoso. Ingredientes perfectos para convertirse en leyenda. Esa sucia elegancia en su manera de tocar fue lo que más me cautivó, como si mezclara barro con diamantes, violines neoclásicos con distorsión y murciélagos. Hasta el día de hoy, los solos de Mr. Crowley me vuelan la cabeza, como si nunca los hubiese escuchado. Pulsaba cada nota con ganas e intención, melodía y carisma. Un gigante”.

Mauricio Padilla, guitarrista de Tumulto, Killterry, Los Peores de Chile

“Yo soy autodidacta y como tal crecí, en la universidad de la calle respecto a la música. Todos los músicos que escuché desde niño son mis maestros y de ellos he podido aprender este maravilloso arte que es la música, específicamente la guitarra. Dentro de ellos, fue muy importante cuando escuché a Randy, ya que fue en la etapa en que uno ya empieza a entender qué son las escalas, acordes, riffs y uno puede descubrir y entender todo esto a través de las canciones de Ozzy. Para mi fue importante porque escuchaba las escalas pentatónicas o los licks más épicos como el de Mr. Crowley, que es uno de mis favoritos ya que combina eso de las ecalas, lo neo clásico con introducciones de teclado, etc.

Es uno de los temas más ‘taquilla’ pero connjuga elementos del rock, metal , algo de balada, música clásica y en términos guitarrísticos, tiene una combnación de las escalas más usadas y muy bien desarrollada. El solo comienza de una manera y te lleva, te hace viajar. Lo encuentro fantastico igual que Crazy Train o I Don’t Know. El trabajo de guitarra rítimica también es interesante porque él no sólo tocaba el riff rockero cargado al metal sino que había mucho acorde, mucha inversión. Me encanta la música clásica en lo que es la guitarra y él tenía una escuela clásica que está muy marcada en el tema Dee. Randy tenía un contexto bien amplio del uso de la guitarra. Ademas, yo soy un Les Paulero de corazón y una de las razones, es básicamente Randy, en cuanto a la importancia de ese sonido, gordo , maciso que da la Les Paul”.

Tute, guitarrista y cantante de Tómalo

“Randy fue un talento diferente, desde su sonido y versatilidad. Trajo una escuela novedosa de guitarra que sorprendió al mundo del hard rock y metal en su momento. Muchos guitarristas llegaron después de él pero aún hoy, nadie tomó esa bandera. Lamentablemente su partida fue muy pronto y su obra muy corta pero sin duda, quedó en la historia. Mi favorito de su trabajo es Diary of a Madman”.

Rodrigo Godoy, guitarrista en la Banda del Capitán Memo

“Randy es uno de los más grandes guitarristas que ha visto el mundo. Su técnica ha servido de inspiración para muchos y llevó el virtuosismo a un siguiente nivel con sus trabajos. Además, hay que recordar que su pasión por la música viene de niño. Creció estudiando guitarra y era excelente en guitarra clásica, por lo que creo que fuimos un poco bendecidos con su llegada al mundo del rock y heavy, ya que podría haber seguido otras corrientes de música. Con ese conocimiento, abrió nuevos caminos también para los músicos que vinieron y les gusta el sonido neoclásico. Me gusta su trabajo en general pero Blizzard of Ozz es mi favorito”.

Red Frandany ex Witchblade, guitarrista de Saykked y Rock Fem

“Ha sido una gran influencia para mí como guitarrista. Tenía un estilo único, me inspira en la forma como compone y fusiona la guitarra clásica con la eléctrica, que en su tiempo era novedoso; sus solos neoclásicos y su sonido particular. Es uno de mis guitarristas favoritos y más admirados. Hasta el día de hoy, hay pocos que lo igualan. Ha dejado una marca en la historia, sobre todo en los primeros discos de Ozzy. Lo que más admiro de él, es cómo expresa a través de sus solos, su estilo, sonido y versatilidad, la capacidad para crear y transmitir. Mi solo favoritos es el de Mr. Crowley”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s