BULLET BOYS – FROM OUT OF THE SKIES

Sabes que un disco no es bueno cuando te da lata escucharlo de nuevo para evaluarlo.  Bullet Boys nunca fue una banda muy destacada, a parte de su hit Smooth Up In Ya. Hasta podríamos decir que fueron un One Hit Wonder y a pesar que la dupla del cantante Marq Torien y el guitarra Mick Sweda (King Cobra) era ganadora, en la escena de fines de los ‘80s era un grupo ‘del montón’, que como tantos otros se vió afectado por múltiples cambios de lineup.

Luego de Elefanté de 2015,  la agrupación está de vuelta con From Out of the Skies, con Marq y Mick, Lonnie Vincent en bajo y Jimmy D’Anda en batería . No me gusta hacer reviews cronológicos pero en este caso es estrictamente necesario para que entiendan por qué creo lo que creo de este álbum.

La verdad es que el riff de Apocalypto, el tema que abre From Out Of the Skies te da esperanzas. Ya entre estrofa y coro te encuentras con una mezcla que coquetea algo con Extreme y Faith No More en los ’90.

En el segundo tema, el estilo cambia un poco. Entre gritos y fraseos hablados, Bullet Boys se acerca más Red Hot Chili Peppers. En la pista tres ya pasaron los 2000 y Marq Torien se convierte en Dave Grohl y su banda en Foo Fighters y cómo no, si el disco ha sido grabado en el estudio del ex Nirvana.

Es entonces cuando te das cuenta de una cierta sicosis en este disco… y no en el buen sentido de la palabra. Sicosis: pérdida de la conexión con la realidad, con lo que estás haciendo… o quizás histeria y personalidad múltiple. Que un sicólogo me lo explique por favor.

Cuarto track. Seguimos en el mood Foo Fighters, mezclado con Hoobastank, Lifehouse, 3 Doors Down y esas bandillas que se consolidaron con powerballads en el 2000 pero con unos coros dignos de Kiss. Una mezcla muy, muy extraña.

Volvemos a Kiss con la siguiente balada acústica Losing End Again, uno de los mejores temas del disco. En el siguiente, What Cha Don’t volvemos a la locura con un sonido metálico  nuevamente haciendo guiños a Foo Fighters pero con un solo y voces más cercanas al Heavy Metal; sonidos muy experimentales en P.R.A.B. pero con un peso decente y fraseos hablados que recuerdan a aquél tema (o aberración) llamado My World presente en Use Your Ilussion II de Guns N’Roses. Es el final, el que arruina toda la canción, parafraseando incluso a Michael Jackson en Starting Something. Mucha mezcla produce indigestión.

En Sucker Punch hay guiños a Virtual Insanity de Jamiroquai, con guitarras que pegan bien con la línea melódica. Lo raro, nuevamente es la fusión, que suena poco fluida.  Switchblade Butterfly es una bella balada folk casi al más puro estilo desvestido de Bob Dylan, seguida por Once Upon a Time, otro track lento. De seguro las baladas son lo que mejor sienta a Bullet Boys actualmente (pasa también en Elefanté).

Bullet Boys se ha desenmarcado del sonido 80tero por completo. Los felicitamos por ello, por atreverse y hacer algo diametralmente diferente a lo que sus colegas en estos días. Sin embargo From Out of the Skies es un disco de momentos, ni siquiera de temas. Es tan esquizofrénico y tiene tantas personalidades que no cuaja y lo siento, es inevitable comparar cuando la imitación llega a ser burda. Hay buenas ideas y hasta buenos temas, la voz de Marq Torien es precisa.  El problema de Bullet Boys es que siempre parecen ser otra banda. En Elefanté eran un émulo a Stone Temple Pilots. Ahora es Foo Fighters. Diagnóstico : Trastorno de personalidad multiple.

HIGHLIGHTS :

Losing End Again, What Cha Don’t, Switchblade Butterfly

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s