3 VECES EN LAS QUE SHARON FUE LA VERDADERA PRINCESA DE LAS TINIEBLAS

Te puede caer bien, te puede caer mal. O quizás ambas al mismo tiempo. Sharon Osbourne es un personaje que no deja a nadie indiferente. Conocida como la mujer detrás de la carrera de su marido, Ozzy Osbourne, Sharon se convirtió en una celebridad luego del reality de MTV The Osbournes (que hace poco ha vuelto en una versión podcast), donde su rostro se hizo conocido para todo el mundo y desde entonces ha aparecido en numerosos programas de televisión y radio.

Hija del manager Don Arden, conocido como ‘El Al Capone del Pop’, quien manejaba la carrera de bandas como The Animals, Electric Light Orchestra y Black Sabbath, la relación de Sharon con su padre fue tanto o más tormentosa que la tuvo con su marido, con quien ha vuelto después de una bullada separación debido a una serie de infidelidades cometidas por Ozzy.

Fría y calculadora, dama de hierro o mujer de negocios. Asertiva u oportunista. Incisiva o provocadora, aguerrida u ofensiva; cada uno de sus actos se presta para varias interpretaciones. Hay millones de razones por las que amarla u odiarla pero este es nuestro Top 3 de ocasiones en las que Sharon demostró que su marido es en verdad un dulce y quien tiene el control y es la verdadera princesa de las tinieblas, es ella.

Sí, Sharon y Ozzy han ido rejuveneciendo desde los 80…

3.- DESAYUNARSE CON TIFFANY’S. En 2015, durante una entrevista en el programa de James Corden, Sharon admitió haber enviado fecas de sus hijos en cajas de la fina joyería Tiffany’s a quienes habían criticado a su familia o simplemente, le caían mal.

Una de estas distinguidas cajitas fue enviada a un(a) periodista cuyo nombre quedó en el anonimato pero que se metió en terreno pedregoso cuando realizó un review de The Osbournes y según Sharon “dijo algo sobre mis hijos, que eran gordos y lo poco atractivo que eso era. Y pensé que cualquier periodista que fuera digno del título no escribiría algo así sobre unos niños”. Así es que doña Obsourne hizo lo necesario para extraer … lo mencionado y meterlo en una caja de Tiffany’s con un mensaje : “He escuchado que tienes un desorden alimenticio. Cómete esto”.

Sharon y sus retoños, Kelly y Jack, los protagonistas de The Osbournes. Falta Aimee, quien tampoco aparece en el reality 

Sharon dijo haber heredado este gusto por la venganza de su padre, conocido por sus maneras gangsteriles. Según ella “estos son insultos de calidad. Me gusta más cuando es vulgar. Disfrutamos de los buenos escritores en Inglaterra, nos tomamos el tiempo para insultar”. En la misma entrevista, confesó que Jack, uno de sus hijos, se quejaba diciendo “Mami, no voy a tener que hacer caca en una caja de nuevo ¿o sí?”, a lo que ella replicaba “Sí, solo hazlo” y finalizó señalando que ya no realizaba este tipo de prácticas porque  “crecí y soy una buena persona ahora”. Estamos aliviados, Sharon.

2.- CADA VEZ QUE TRANSFORMÓ LAS IDIOTECES DE OZZY EN UNA MANIOBRA DE MARKETING. Estar al mando del management de alguien como Ozzy Osborune en los 80s requería de un diestro manejo de situaciones de crisis y un carácter tajante. Sharon tiene un doctorado en ambas y en transformar el obstáculo en oportunidad. Ozzy obviamente, tenía un talento innato para cagarla – que no se puede decir de otra forma – por lo que había un amplio abanico de posibilidades y no faltaron chances para que Sharon dejara en claro sus aptitudes. Entre estas anécdotas sin embargo, hay una que marcó el paso de Ozzy desde cantante a leyenda.

En 1981, luego de su salida de Black Sabbath y cuando aún no estaba casado con Sharon, Ozzy Osbourne tenía todo el potencial para hacer ruido, comenzando por la espectacular formación de la banda que lo acompañaba como solista, incluyendo al prodigio de Randy Rhoads. Sin embargo, las ventas de Blizzard of Ozz no despegaban y el lanzamiento del álbum en Estados Unidos se había visto pospuesto. Para motivar al sello Epic Records a apoyarlo un poco más, Sharon Arden asistió junto a Ozzy a la convención anual de negocios de la disquera.

En la biografía de Black Sabbath, Symptom of the Universe, Mick Wall escribe que “Sharon dispuso que Ozzy debía dar un pequeño discurso, elogiando al sello y sus esfuerzos para levantar el lanzamiento de Blizzard of Ozz en Estados Unidos. Se supone que Ozzy al terminar el discurso debía liberar tres palomas blancas pero la ofrenda de paz pensada por Arden sufrió un inesperado giro cuando Osbourne (que se había terminado una botella de brandy en el auto, camino a la convención) se aburrió de actuar”.

En el libro de Wall, el cantante recuerda “Estaba esta mujer de prensa que me hablaba. Al final, le dije ¿le gustan los animales? Y tomé una de las palomas y le arranqué la maldita cabeza de un mordisco. Sólo para que se callara. Luego lo hice de nuevo con la otra paloma, escupiendo la cabeza en la mesa y la mujer cayó al suelo gritando. Ahí me echaron”.

Los Osbourne en su esplendor, con sus tres hijos

El mismo Mick Wall atribuye la repercusión de este suceso a Sharon “Ella transformó este fiasco en una ventaja. Sin tratar de minimizar el daño, que entonces sólo era conocido por los ejecutivos del sello, convirtió el incidente en una tormenta perfecta para los medios, asegurándose de que el público leyera y viera todos los detalles”.

Según Sharon Osbourne y el mismo Mick Wall en el mencionado libro, Blizzard of Ozz comenzó a incrementar sus ventas el mismo día. De hecho, fue repentino cómo comenzó a vender millones de copias, convirtiéndose en una piedra angular  en la carrera del cantante, transformándola por completo. A esto, se sumaron escándalos posteriores, como la vez en que mordió la cabeza de un murciélago, lo que solamente incrementó la leyenda.

1.- PELEA ENTRE DONCELLAS DE HIERRO. Sharon Versus Iron Maiden. En 2005, Iron Maiden formaba parte del cartel de Ozzfest, festival organizado bajo el alero de Ozzy Osbourne. Luego de participar en varias fechas del certamen y durante el último de sus shows, Iron Maiden se vio amedrentado bajo una lluvia de huevos, encendedores y hielo lanzados al escenario mientras tocaban, además de la desconexión de los cables de su mesa de sonido, lo que obviamente afectó su performance.

Sharon Osbourne admitió haber sido la artífice detrás de dichas maniobras. Según la empresaria, fue porque “Bruce Dickinson comenzó a agraviar a Ozzy y a toda la audiencia del Ozzfest. De las más de 200 bandas que estuvieron en nuestra gira por los últimos 10 años, él es el único que no ha tenido el espíritu del festival. Pensó que se trataba de una batalla de bandas y se la pasó criticando a los otros artistas. ‘No necesitamos un reality show para legitimarnos’, decía. Noche tras noche escuchamos estos comentarios sobre lo ‘comerciales’ que eran las fechas y lo caras que eran las entradas”, recalcando que el mismísimo Steve Harris, “habló personalmente con Ozzy y se disculpó por el comportamiento de Bruce durante toda la gira”.

Este video no es de muy buena calidad pero en el minuto0’30” Dickinson lanza un discurso enfurecido contra quienes arrojaban huevos al escenario, mientras que en el minuto  10’41” pueden ver cuando Maiden se queda sin sonido.

Sharon asumió su participación en los hechos en una carta que firmó como “La Verdadera Doncella de Hierro”: “Fui yo. Ozzfest es nuestra gira. Dickinson no tiene los modales de alguien que se da cuenta que cuando a uno lo invitan a una casa, y come y bebe de la comida del anfitrión, no debería hablar mal de él” y se dirigió a Bruce diciendo “Sé que te encantaría que siguiéramos hablando de esto, porque es la mayor prensa que Iron Maiden consiguió en los últimos 20 años, pero avancemos. Tuvo lo que se merecía. Escuchamos su mierda por cinco semanas consecutivas. Lo único que tuvo que hacer es recibir un par de huevazos por la cabeza”.

A esto, el cantante de Maiden reaccionó diciendo que “Fue una colisión entre dos mundos muy diferentes. El mundo en el que Sharon vive es un mundo de… ella va a shows de moda y su hija es la nueva cara de no se qué producto, algún maquillaje o algo que te pones en la cara (…) Toda esa gente se hace fotos en la alfombra roja y aparece en las revistas de moda. Ese no es nuestro mundo. Eso no es mi mundo (…) Somos una banda de Heavy Metal y nos preocupamos de nuestros fans. Eso es todo. Así que nuestra fuerza proviene de esa simplicidad. En su mundo, es muy importante la apariencia.”

Tiempo después, Sharon pediría disculpas a la banda pero no a Bruce Dickinson.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s