NAZTY GUNZ Y LO MEJOR DE SER OLD SCHOOL

Conocí al Nazty en el 2012 en un difunto local de la ciudad. Me preguntó de qué era mi polera. Era de Aerosmith. Él andaba con una de Crashdiet. Ese mismo año ya había formado Nazty Gunz y desde entonces tocan Sleaze callejero y real. Sé de todos los altos y bajos que ha pasado esta banda y conozco todas sus formaciones, lo que ha afectado su sonido y ha terminado retrasando sus planes muchas veces. Y lo digo de entrada y con todas sus letras, en vez de otros ‘críticos’ que esconden que hay amiguismo de por medio. Lo bueno de estas cosas, es que uno, al sincerarse, tiene la confianza para felicitar pero también para decir ‘sonó horrible’ (porque claro, con el Nazty hablamos así de refinado…). Y créanme que eso ha pasado. Pero esta no es la ocasión.

Sábado, 17:30 de la tarde. Curioso horario para una tocata. Más está para un evento sin alcohol de tributos Power Metal o bandas de J Rock (lo digo con un poco de envidia. En verdad,  me hubiese encantado poder ir a tocatas siendo menor de edad sin A.- El escándalo de mis papás B.- Arrancarme para C.- Tragarme el sermón respectivo)  pero Nazty Gunz tocando a esa hora en un lugar con un nombre como Lemmy Bar… hmmm…

Dead Letters

Sorprendentemente para la hora, hay bastante gente. Al cartel de esa tarde se sumaba Dead Letters y Otto Pantoja.

La música de Dead Letters tiene una melancolía inherente. Su mezcla de goth, dark rock y  metal, la voz profunda de su cantante, las guitarras espesas, el sopor del bajo y las baterías densas no quitan que la banda de cierta manera haga match en una tocata de Nazty Gunz porque suenan cool; a H.I.M., a The 69 Eyes y To Die For sin teclados y con un peso que remite a Charon y backing vocals  guturales que recuerdan a Opeth.

Dead Letters

Otto Pantoja fue una transición interesante y necesaria entre una banda un poco más pesada como Dead Letters y otra que es una fiesta andante como Nazty Gunz. En el escenario, despliegan una fusión interesante de sonidos y letras, a ratos experimentales pero que se basan en lo esencial del rock que es riffear como locos, tener una entrega honesta, hasta incluir  fragmentos de Living on the Edge de Aerosmith y Luna de Miel de Virus entre medio.

Otto Pantoja

Cuando Nazty Gunz subió al escenario, había bastante convocatoria esperando a la banda, lo que quedó claro en fans incondicionales, saltando y coreando los temas en primera fila.

Conociendo la trayectoria de esta banda y también a sus miembros, con el más sincero respeto a quienes han pasado antes por las filas de Nazty Gunz, esta es seguramente la formación más sólida que la agrupación ha tenido. Se siente el fiato y sobre todo, la coordinación bajo- batería, que es un deber en cualquier derivado del hard rock, sobre todo porque es melódico, basado en el beat, casi bailable, imagínense un tema como Paradise City sin esa batería o cualquier canción de Bon Jovi sin un ritmo ‘seguible’ con el pie.

Nazty Gunz

Ese matrimonio bajo-batería se está dando en este momento en Nazty Gunz y está afirmando el sonido de una banda de rifferos por naturaleza y que siempre ha contado con coros pegajosos con ese tinte punk que llega a ser medio playero.

La puesta en escena del cuarteto es otra cosa. Su actitud y su look llaman la atención por defecto pero lo cierto es que más allá de eso, se siente la conexión sobre el escenario y la música es una fiel delatora, para bien o para mal. Esa energía se traspasa al público que fácilmente engancha con el grupo, desde un gringo con pinta de turista de short, polera y chalas feas hasta comensales que no siguen el estilo. Nazty Gunz lo pasa bien en el escenario y la gente lo pasa bien viéndolos bajo éste.

Nazty Gunz

No tienen discos aún y en esto haré mención a un comentario que surgió ayer de un chiquillo del público (que no me voy a llevar los créditos de la idea de otra persona) y es la importancia del boca a boca y el misterio que genera que una banda con tal puesta en escena y que tiene tal efecto en el público no tenga ningún álbum todavía. Si no puedes escucharlos cómodamente en tu casa, no queda otra que ir a verlos.

Spotify y redes sociales son herramientas esenciales de promoción pero nos hemos olvidado de la experiencia de ver a una banda en vivo, de lo que transmite un grupo sobre el escenario, lo que nos hace sentir como audiencia. Bajamos discos, nos llenamos de temas en Youtube de una música que se creó décadas atrás pero nos olvidamos de lo mejor de ser old school. Nos olvidamos de que Guns N’Roses, Autograph o Twisted Sister no tenían contratos con sellos en el momento en que sus carreras comenzaron a despegar porque se hicieron conocidos antes que todo como bandas de clubes : por sus shows y su entrega en vivo.

Nazty Gunz

De que faltan cosas, faltan, siempre es necesario corregir e ir perfeccionándose. De que falta un buen disco de Nazty Gunz, falta. Lo estaremos esperando con ansias. Por mientras, el consejo es que no  se los pierdan la próxima vez: es sleaze honesto, con calle, simple y a la vena. Es una fiesta andante. Como alguien dijo por ahí  ‘It’s only rock and roll but I like it’.

 

Escúchalos en Spotify: 

Nazty Gunz

Dead Letters

Otto Pantoja

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s