REVIEW LORDS OF CHAOS : NORWEGIAN WOOD

“So I lit a fire, Isn’t it good Norwegian wood” The Beatles- Norwegian Wood

De un viaje que comienza escribiendo una tesis, pasa por las calles de Bergen, Noruega y termina en el filme recientemente estrenado por el director sueco Jonas Åkerlund

Cuando entras a estudiar periodismo, lo primero que te enseñan es el concepto de objetividad. Un periodista nunca debería comprometerse con un punto de vista sobre los hechos.  Luego de cinco años, muchos entrevistados de por medio, noches enteras editando y un montón de historias, te das cuenta de que la objetividad no existe.

Por esto, hacer un review de Lords of Chaos para mí tiene un significado sumamente especial. Este libro y la música que lo originó marcó una etapa en mi vida y la verdad, es difícil desprenderse de eso cuando te mueres de ansiedad por ver cómo un gran director como Jonas Åkerlund relataría una de las historias más espeluznantes del rock and roll.

Año 2004, comenzando un viaje

Cursaba mi último año de Periodismo cuando decidí que mi tesis no iba a ser una paja. Sin querer ofender a nadie pero no me interesaba trabajar intensamente en alguna ley aburrida o complot político. Mi tesis iba a ir más allá, romper barreras, innovar, demostrar que no tenías que hablar directamente de política para ser tomado en serio; que las leyes y la manga de ineptos que gobiernan un país no son todo (lo digo como votante) ; que la música y el rock and roll han cambiado el mundo. Una y mil veces.

¿Pero cómo lo hizo? ¿A través de qué? ¿Cuándo y dónde se ve reflejado el poder de la música? Presenté mil proyectos que hablaban de la historia del rock and roll, de música chilena y arte. Pero las comisiones simplemente no lo consideraban un tema interesante. A quién le importa un montón de guitarristas muertos y ex músicos contestatarios que hoy en día tienen su casa en algún barrio alto de Santiago y van cómodamente a comprar pan a Lo Saldes. Urgentemente necesitaba que pasara algo. Necesitaba una bajada, un hecho que conectara la contingencia con la música y que demostrara su relevancia.

Un 24 de Julio de 2004, Rodrigo Orias entró a la Catedral de Santiago y al finalizar la misa de las 17:30 horas clavó 14 puñaladas en el cuerpo del sacerdote Faustino Gazziero. Al otro día, lo primero que las portadas de los diarios destacaban eran los tatuajes ‘satánicos’ en el cuerpo del asesino. Y así comienza la historia. La mía, la de Rodrigo, quizás la del fallecido Gazziero. Era la bajada perfecta. Mi tesis se titulaba El Caso Orias Y la Necesidad de Crear Estereotipos en los Medios.

Arriesgándome a sonar la mina más nerd de la Tierra, lo diré: Lo pasé increíble haciendo mi tesis. No sólo cada lectura y cada disco era un festín para mis oídos, sino que la soledad me daba una libertad inigualable, lo que se ha vuelto el lema de mi vida. Cuan Gárgamel, no quise compartir créditos ni pasar rabias con nadie excepto conmigo misma y entrevistados como Dave Mustaine. Porque sí, entrevisté a Mustaine, Trey Azagthoth, Alexi Laiho; el manager de Cradle of Filth me amenazó con destruir mi grabación xD , me putearon los miembros de una banda chilena que no nombraré sólo para no hacerles promoción, se rieron de mí unos blackeros alemanes que tampoco mencionaré y estuve a punto de hablar con Jon Nödtveidt de Dissection de no ser porque se canceló su show del 2005 en Chile. Fueron horas gloriosas, devorando historia de religión y música; escribiendo hasta las 6 de la mañana sobre Satanás, dioses paganos, Robert Johnson, Led Zeppelin, Black Sabbath, Venom, Deicide, Death, Bathory, Mercyful Fate y por supuesto, Mayhem.

Lords of Chaos de Michael Moynihan y Didrik Søderlind  fue una de las fuentes más importantes de mi trabajo porque el caso del Black Metal Noruego es un excelente referente del trato del Metal en los medios de comunicación, los estereotipos ligados a éste y cómo todo se distorsiona.

Lo leí más de una vez, fotocopiado y anillado. Me lo conseguí con un metalero de la universidad, probablemente igual de nerd que yo y aluciné tanto con la historia que una vez egresada, me fui a Noruega, a conocer directamente el lugar de los hechos.

Me siento profundamente ligada al Black Metal. No soy vikinga, ni aria. Tampoco creo que la esencia de éste resida en eso. No soy Satánica, aunque coincido con bastantes postulados y creo que es una religión incomprendida. Amo los gatos y no podría jamás tocarle un pelo a alguno para otra cosa que no fuera conseguir un ronroneo. Lo que me vincula a éste, es la historia. El más precioso tesoro para cualquier escritor o periodista.

Por eso, cuando supe que uno de mis directores favoritos haría una película sobre uno de mis libros preferidos casi exploto.  Que una gran historia coincida con un narrador fuera de serie, no es algo que pase todos los días.

Sin embargo, no es sólo eso. Jonas Åkerlund fue baterista de Bathory, uno de los pilares del Black Metal, dejando la banda justo en el momento en que ésta despegaba, para dedicarse al cine. Hoy en día ha trabajado haciendo notables videos para estrellas como Madonna, Beyoncé y Lady Gaga entre otr@s. Pero el sueco no abandona sus raíces. En una entrevista con Rolling Stone, indicó que desde el momento en que se incendió la primera iglesia en Noruega, supo que se trataba de una historia digna de contar pero también sintió ésta que necesitaba espacio para trascender y desarrollarse.

Jonas Åkerlund

Contrario a lo que los seguidores del género han expresado y hasta quien algún día fue The Count y ahora pasó a ser Uncle Varg, creo que Lords of Chaos es una gran película.  No es y no fue pensado como un documental. No está basada en lo que diga ‘El Conde’ o los ex miembros del Inner Circle, sino en el libro del mismo nombre. Es una biopic que llega en el momento en que este género se encuentra en boga gracias a Bohemian Rhapsody. El que ciertos detalles no coincidan exactamente con la realidad es parte del relato cinematográfico, como el gran protagonismo del personaje de la cantante y actriz Sky Ferreira. Se trata de una historia basada en un libro y por cierto, sumamente fiel al trabajo de Moynihan y Søderlind.

El equipo de Åkerlund hizo un gran trabajo de casting. Me llama la atención que,  sin embargo, las estrellas del film, Rory Culkin (hermano menor de Macaulay, quien alguna vez salió con Emma Roberts, hijastra de Kelly Nickles de L.A. Guns, by the way…) y Emory Cohen no sean tan parecidos a los personajes originales. Sin embargo, Jack Kilmer (hijo de Val) en el papel de Dead y los caracteres secundarios como Hellhammer, Bard Faust Ethium  y Snorre están muy bien seleccionados.

Dejémoslo en claro, obviamente el filme iba a sacar ronchas en un género donde la palabra ‘poser’ todavía se usa y que queda como lo que es: una manga de adolescentes muy aburridos, a quienes les hicieron bullying en el colegio, con mucho tiempo y vidas cómodas, que quisieron llegar más allá. Y crearon no sólo un sonido nuevo, sino un verdadero escándalo mediático. Porque qué fácil ser un maldito hijo de puta cuando el estado de mantiene por meses si te quedas sin trabajo.

Los personajes principales están bien desarrollados. Y es que cuando una historia te hace perder la noción del bien y el mal, personalmente, creo que es un gran mérito. Vivimos en una cultura basada en dichos opuestos y así ha trabajado el cine occidental durante mucho tiempo. Sin embargo, creo que en Lords Of Chaos, no hay héroes ni villanos. Euronymus puede ser acertado y un líder en ocasiones pero también cobarde y mediocre. Vikernes, un sicópata, falso de mierda que alucina con el estrellato, ambicioso a más no poder pero con un foco, una garra y una determinación que hacen temblar. A pesar de tratarse de un género extremo, con personajes que pueden percibirse como sumamente polarizados desde el exterior, Åkerlund logra dar con los matices que te hacen amarlos y odiarlos al mismo tiempo durante los 118 minutos que dura el film.

Emory Cohen, interpretando a Varg Vikernes

Por supuesto que Uncle Varg cree que la película es una mierda. Por supuesto que se quejó respecto a que su papel fuera interpretado por “un judío” como Emory Cohen. Antes de su estreno, ya hacía un video con su opinión sobre un filme mal hecho, poco exacto en los hechos y al cuál no había prestado su música a pesar de que los productores se lo pidieron. En este relato, indicó que Mayhem tampoco lo hizo. Sin embargo, en los créditos sí aparecen los temas del grupo; la familia de Euronymus y Dead fueron parte importante en la documentación, en tanto Attila Csihar, a pesar de haber expresado que la opinión de Mayhem sobre la película es un ‘big fuck you’, es interpretado por su propio hijo en la cinta.

Lords of Chaos es como tiene que ser. Cruenta, violenta, melancólica, disonante, de humor negro, con una fotografía  y banda sonora increíbles. Las vivencias de Åkerlund en Bathory, según sus propias palabras, sirvieron sobre todo para entregar esa atmósfera de adrenalina adolescente al filme, los recuerdos de las fiestas y el sentimiento de ser reyes del mundo.

Minimizada y de rojo, en la esquina derecha abajo, casi invisible al lado de la imponente reconstrucción de Fantoft

Cuando llegué a Noruega en 2006, habían pasado 14 años desde el incendio de la iglesia de Fantoft en Bergen. Es y sigue siendo un lugar sagrado, no por religión, sino por el significado de las numerosas veces que ha sido destruida y levantada. Cada una de estas oportunidades estaba cargada de un potente significado. Mi sensación, al preguntar por el incendio, no sólo en el área sino en todo Noruega, es que el tema, al menos en esa fecha, era algo como un tabú para sus habitantes. Mejor no  hablar de ciertas cosas. Estando en el lugar mismo, nadie me dio información especial respecto a los hechos.

16 de Agosto de 2016. Recorriendo Escandinavia, en mi segundo día en Estocolmo, vi un rostro familiar en la portada de los diarios. Jon Nödtveidt de Dissection se había suicidado . Me pareció increíble que los músicos de Black Metal salieran en la portada de los diarios pero también fue simbólico. Si bien Dissection no formaba parte del Inner Circle, en menos de una semana había pisado la tierra de Fantoft, masacrada una y otra vez bajo diferentes banderas e  ideales y ahora Nödtveidt  partía cerrando una historia. Nunca vería a Dissection en vivo. Nunca iba a concretar esa entrevista que quedó pendiente.

Lords of Chaos  no sólo es una buena historia porque contiene drama, personajes amables y odiables, en el fondo, inolvidables. Lords of Chaos es una buena historia porque refleja el poder de la música. Muy noruego será pero a mi juicio, el Black Metal no tiene que ver tanto con nazismo ni satanismo, sino con convertirse uno de los géneros más extremos de la historia, en sonido y en ideales. Es el lado oscuro de la luna, ese que los humanos no queremos mirar. Es apuntar a tabúes para la sociedad, desde sonar mal a propósito hasta alabar a Odín o Satanás. Es polaridad, exageración, violencia y drama.

En la estación central de Bergen, con un letrero gigante atrás (en rojo, ilegible también) de Bergens Tidende, el periódico con el que Vikernes se “alió” para contar su historia y que luego lo “traicionó”.

Lo que pasó en Noruega, es la muestra de que, para bien o para mal, la música tiene un poder indescriptible y como buena madera, Norwegian Wood, prendió columnas de fuego. Porque antes de las groupies, antes de las armas, de las iglesias en llamas y de las rivalidades a muerte, estaba la música. La música y su poder inefable.

PD : Hubiese llorado si el tema de cierre hubiese sido alguno del primer álbum de Kari Rueslåtten

 

*Las imágenes de mi viaje son de muy baja calidad. Lo cierto es que además de encontrarme en ese abismo, en el que terminas de estudiar y sientes el vértigo de qué pasará con tu vida ahora, se me ocurrió hacer este gran recorrido con la persona equivocada, que alargaba la cara cada vez que le pedía me tomara una foto, por lo que opté por sacarlas con mi filmadora. Mala, pésima idea para un viaje tan notable.

6 thoughts on “REVIEW LORDS OF CHAOS : NORWEGIAN WOOD

  1. Hermoso texto, no he visto Lords of Chaos aún, pero la oración “una banda sonora increíble” me enchinó la piel, saludos desde Chiapas, México, Salve el Black Metal!!!

    1. Gracias Manolo. Es una película 100% recomendable y su banda sonora mezcla Black Metal con clásicos del Heavy y canciones folk noruegas que le dan una atmósfera oscura pero muy bonita a la película. Un abrazo!

Leave a Reply to Anele Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s