EL VIAJE DE STRYPER POR SODOMA Y GOMORRA

La bíblica batalla de una banda de rock con letras cristianas en el apogeo de los ‘80s ; sus visiones del infierno, muerte y resurrección. Un manual sobre cómo vestir de spandex y cantar sobre Jesús sin morir en el intento.

Stryper nace en medio de Sodoma y Gomorra. Literalmente, California, en los años ‘80. Una década de excesos y alucinaciones futuristas, cúspide del consumismo, donde convivían la elegancia vanguardista  de los New Romantics con la iracunda crítica social del thrash;  la globalización y comercialización del hip hop, el hedonismo del glam rock y su coqueteo con el Heavy Metal.

 Formados en 1983 como Roxx Regime, la historia oficial de Stryper comienza bastante antes, circa 1975, cuando los hermanos Michael y Robert Sweet (voz y batería, respectivamente) se convierten al cristianismo.

Doug Aldrich (The Dead Daisies, Whitesnake) y C.C. DeVille (Poison) pasaron por las filas de Roxx Regime antes de que el guitarrista Oz Fox se convirtiera en la pieza que faltaba junto a Tim Gaines en bajo.  Fue entonces cuando la banda decidió cambiarse de nombre a algo más coherente con su ideología. El nombre Stryper apunta a un pasaje de la Biblia: “Por su llaga fuimos nosotros curados”, Isaías 53:5 , donde la palabra ‘stripe’, literalmente traducida como franja alude a latigazos o azotes.

Enigma Records, que ya los había fichado, sugirió un cambio. Consideraba que el nombre y las letras cristianas de la banda eran un riesgo pero su petición no tuvo éxito. En 1984, a un año del rimbombante Shout at the Devil de Mötley Crue y el mismo en que Vince Neil estrelló su auto, matando al baterista de Hanoi Rocks, el grupo lanza su EP The Yellow and Black Attack. El sello seguía pensando que Stryper era una apuesta arriesgada y por eso, el material tuvo poca promoción y distribución, vendiendo menos de 200 mil copias.

Pero teloneando a bandas como Ratt y Bon Jovi, Stryper comenzó a hacerse un nombre y por supuesto, también muchos detractores los tildaban de hipócritas por alabar a Jesús en sus letras y girar con grupos sumidos en los vicios y Dios lo prohíba… el pecado.

Sin embargo, la banda se aferraba a sus convicciones. Vicky Hamilton, que tenía un olfato de sabueso para detectar diamantes en bruto, trabajó como su manager (tal como lo hizo en la etapa inicial de Guns N’Roses) y fue despedida de su rol en 1984, por no ser lo suficientemente cristiana. De acuerdo con la biografía de Guns N’ Roses, Watch You Bleed, “El gran pecado de Vicky Hamilton fue no unirse al círculo de oración de la banda previo al show. Stryper argumentó que  ‘Dios nos ha dicho que tus valores son distintos a los nuestros”. Lejos de la anécdota, esa misma noche, en una tocata en Music Machine, Vicky Hamilton presentó a dos de sus conocidos: Axl Rose y Slash. El resto es historia.

Para la época en que Tipper Gore y su Parents Music Resource condenaban y buscaban censurar a  Cindy Lauper por aludir a la masturbación en su tema She Bop y a W.A.S.P. por Animal (Fuck Like A Beast), Stryper sacaba lo que es considerado su disco debut, Soldiers Under Command de 1985, donde la letra de entrada era “We are soldiers under God’s command” (somos soldados bajo las órdenes de Dios). Y lo cursi no quita lo original que sonaban entonces (y aún). Una banda que hacía rock and roll sin el sexo y las drogas. Ecuación imposible para algunos; milagro para otros, el primer álbum de Stryper alcanzó disco de oro.

De seguro esto terminó de convencer al sello, que en 1986 re lanzó The Yellow and Black Attack como LP, extendiendo su duración con dos canciones inéditas y cambiando la portada. Si existía un Dios, estaba del lado de Stryper. Ese mismo año, el grupo lanza To Hell With The Devil, convirtiéndose en la primera banda cristiana en obtener disco de platino con más de 2 millones de copias vendidas; Free y Honestly se convirtieron en los temas más pedidos en MTV y recibieron una nominación al Grammy a Mejor Actuación Gospel.

El escenario de Stryper, en la época de To Hell With The Devil

In God We Trust de 1988 fue un trabajo un poco más comercial, por lo que fue criticado por sus fans que apuntaron hacia el sonido pop del disco y los looks cada vez más cercanos al ‘hair metal’ de la época.

“Pero la Escritura declara que todo el mundo es prisionero del pecado” Gálatas 3:22 . La década de los ’90  recibió a Stryper no sólo con el cambio en la industria discográfica y el posterior advenimiento de lo que sería la tormenta del grunge, sino con un abismante vacío de fe. La banda estaba cansada de los estereotipos en los que eran encasillados y querían evadir el camino previsible que todos vaticinaban para su próximo disco.

“En algunos sentidos, la atención que Stryper logró como una banda cristiana, funcionó a nuestro favor. En otros, fue una desventaja porque nos encasillaron como los niños buenos del rock and roll. Hay gente a la que le hubiese gustado nuestra música pero cuando escuchaban el término ‘banda de rock cristiana’ nos desechaban” indicó Michael Sweet en una entrevista de la época con Los Angeles Times.

A esto, el guitarrista, Oz Fox, agregó que “Había mucha gente presionándonos para tener el mismo tipo de imagen y cantar sobre las mismas cosas. Para ser honestos, nos aburrimos.”

El próximo disco de Stryper se llamó Against the Law y se despojó por completo de las alabanzas a Jesús, del lanzamiento masivo de Biblias en los conciertos y de los trajes con rayas amarillas y negras.

En palabras de Michael Sweet : “No somos freaks, no somos fanáticos, no somos raros. Somos una banda de rock. Enfoquémonos en la música”. Parecía que el grupo se había cansado de ser outsider y renunció a todo lo que la distinguía para perderse en la multitud, volverse una agrupación más en el movedizo panorama de la industria discográfica de principios de los ’90.

“En parte, Against the Law es para quienes trataron de moldear la banda de acuerdo a una imagen o una ley impuesta por ellos mismos” concluía Sweet en dicha época.

El cantante, ahora lo ve de otra manera. Against The Law es un trabajo que no ocupa los primeros lugares dentro de sus favoritos. “Era un muy mal momento en la historia de Stryper” admite. “Éramos unos idiotas, totalmente hipócritas. Salíamos a predicar sobre Jesús y Dios en el escenario y después nos emborrachábamos en un bar todas las noches. Era una broma (…) un montón de hiópócritas que vivieron una mentira por un par de años”.

Y es que Stryper puede ser uno de los fenómenos más interesantes dentro de la historia del Heavy Metal. En un género que se ha caracterizado por su cercanía a temas ocultistas y al hedonismo ligado a Satanás; en una época de excesos en la que Ozzy aspiraba hormigas y Nikki Sixx era resucitado de una sobredosis mediante una inyección de adrenalina en el corazón; mientras Blackie Lawless lanzaba sangre y carne a su público, Stryper cantaba sobre Dios y arrojaba Biblias a su audiencia. Lo raro, es que en el momento en que se secularizaron, su carrera se fue en picada.

Curioso, si pensamos que dos tercios de los fans que consumen la música de Stryper no son religiosos.  El público criticó Against the Law. Quería a los Stryper de siempre, con rayas amarillas, con Biblias, Jesús, riffs de octanaje y vocalizaciones apoteósicas.

Against the Law fue el punto de quiebre. Dos años después del lanzamiento del controversial disco, Michael Sweet renunciaba a la banda para dedicarse a su carrera solista, por lo que Stryper continuó con Oz Fox en voz y guitarra y terminó sus giras en formato trío para finalmente disolverse.

Luego de eso, hubo algunos reencuentros y material inédito para la compilación 2003 7 : The Best of Stryper. Sin embargo, pasaron 15 años para escuchar nuevo material de estudio de la banda. En verdad, Reborn, el disco que marcó su reunión definitiva en 2005 estaba listo como un álbum solista de Michael Sweet. Cuando llegó a un acuerdo con un sello discográfico para lanzarlo, lo tocó completo para Oz y su hermano y les gustó tanto que decidieron convertirlo en el glorioso regreso de Stryper.

Michael Sweet

Entremedio, Michael Sweet cantó con los legendarios Boston entre 2007 y 2011 y perdió a su esposa Kyle que falleció de un cáncer de ovarios en 2009, lo que pospuso el lanzamiento de la siguiente placa del grupo, Murder By Pride del mismo año. Siguieron The Covering (2011) , No More Hell To Pay (2013) y Fallen (2015) junto a la salida del bajista histórico de la banda Tim Gaines por temas personales y la entrada de Perry Richardson (ex Firehouse) para el lanzamiento de su más reciente trabajo, God Damn Evil, de 2018.

Han pasado 36 años desde sus inicios pero Stryper sigue cargando con el estigma de renegados, aunque éste sea en verdad un arma de doble filo. A juicio de su cantante, “Nunca hemos sido aceptados en ninguno de los lados. Para el mainstream secular, probablemente somos esa banda de la que todos se burlan. Para los cristianos, no encajamos en su club tampoco, por lo que nunca hemos tenido su apoyo, no usamos trajes ni corbata, yendo a todas las iglesias sermoneando”.

La nueva versión de Stryper, con Perry Richardson (derecha) en bajo

De hecho, numerosas cadenas cristianas como Walmart prohibieron la venta de su último disco God Damn Evil (Revisa el review) en sus tiendas debido al nombre, lo mismo que pasó en 1986 con To Hell With The Devil por la misma razón : un juego de palabras probablemente mal entendido por quienes están demasiado inmersos en la religión.

El título del álbum surgió años antes, idea de Robert Sweet pero la banda no lo usó porque creyeron que no era el momento. “Ya el año pasado (2017), el nombre era apropiado por el malvado mundo en el que vivimos, con el tiroteo en Las Vegas, por ejemplo (…) God Damn Evil es una petición a Dios de nuestra parte, rezando, pidiéndole que condene el mal”.

De modo que, con este background, Michael Sweet se molesta cuando se tilda a Stryper como una banda cristiana : “No somos una banda cristiana de rock, somos una banda de rock compuesta por Cristianos (…) como cualquier grupo, tienes bandas de rock compuestas por drogadictos, bandas de rock compuestas por satanistas y bandas de rock compuestas por católicos como Slayer (…) Si U2 está conformada por miembros católicos ¿entonces son una banda de rock católico?”. Nota Mental de la Editora: Quizás porque U2 no alaba a Dios en todas sus canciones??.

Michael Sweet puede decir lo que quiera pero las letras de Stryper son un despliegue de su fe, siendo de seguro, lo que ha sostenido el calificativo de ‘banda de rock cristiano’. Pero eso mismo que en sus inicios a ojos de Enigma Records, era altamente riesgoso es precisamente su sello y lo que los hace inigualables. En 1985, Los Angeles Times comentaba: “Stryper- hace que los fanáticos duros de Twisted Sister los ovacionen y apunten al cielo con su dedo índice – refutando los cuernos de dos dedos empleados por muchos grupos de metal”. Una aguja en  un pajar, una especie exótica tanto en los ‘80s como en esta época de tiroteos y trolls invadiendo las redes sociales. Dentro del oscuro mundo del Heavy Metal, Stryper genera un respeto independiente a su ideología, una hazaña en un mundo en que Joacim Cans de HammerFall recibió un golpe con un vaso shoppero que cambiaría su rostro para siempre, brindado por un fan del Black Metal.

Es esa naturaleza outsider con la que cualquier rocker@ logra finalmente identificarse, el nadar contra la corriente; la esencia del rock and roll. Pensar que enlacarse el pelo, vestir de spandex y hablar de chicas es lo usual pero algo de mérito hay en tener el pelo de David Coverdale y cantar sobre Jesús. Que rebelarse contra el establishment es el camino fácil y lo difícil en verdad es rebelarte contra tu propia tribu. Y que nuevamente, queda demostrado en los anales de la historia que el rock and roll tiene una y mil facetas y que lejos de la ideología, es un sonido y una actitud. Por los siglos de los siglos, Amén.

4 thoughts on “EL VIAJE DE STRYPER POR SODOMA Y GOMORRA

  1. Concuerdo: Stryper es una banda de rock compuesta por cristianos. Petra en cambio es una banda cristiana de rock,.. y Whiteheart. Great music though.

    Pd. Bono de U2, es protestante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s